Profilo e obiettivi

La Cooperación Italiana fue fundada en los años cincuenta y comenzó a operar con una serie de asistencias implementadas en países vinculados históricamente a Italia. Posteriormente Italia inició una cooperación más sistemática con el objetivo de contribuir a los esfuerzos internacionales para aliviar la pobreza en el mundo y ayudar a los países en vía de desarrollo para fortalecer sus instituciones.

La Cooperación para el Desarrollo tiene por objeto garantizar el respeto de la dignidad humana y asegurar el crecimiento de todos los pueblos.  Recientemente nuevas emergencias humanitarias han dado a la cooperación un papel creciente en las decisiones de la política exterior italiana, en armonía con la asistencia para el mantenimiento de la paz y la gestión de los flujos migratorios